viernes, 15 de octubre de 2010

EL VIOLINISTA RUSO

EL VIOLINISTA RUSO O MEMORIA DE UNA INFAMIA
LA FORTALEZA DE PEROTE DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL SIRVIO COMO CAMPO DE CONCENTRACION EUFENICAMENTE LLAMADA ESTACION MIGRATORIA.

Por: Miguel Salvador/FUNDACROVER

Dentro de las historias que Anselmo Mancisidor Ortiz nos cuenta en su libro Jarochilandia (1971) encontramos la del Violinista Ruso (pág. 157). De acuerdo a Mancisidor, se dice que allá por los años 30 del siglo XX, arribó a Veracruz un hombre de apariencia extranjera, de alta estatura, blanco y de ojos azules, que se decía era Ruso, decía llamarse Sherkachoff. De acuerdo al relato del autor veracruzano este personaje deambulaba por las calles jarochas tocando magistralmente su violín. Las voces populares hablaban que el singular violinista había pertenecido a la Orquesta real del Zar Nicolás II, pero por problemas amorosos había dejado su país natal y recorría, presa de su adicción por la heroína, las calles del puerto.
Sus brazos y piernas- dice Mancisidor- mostraban dolorosamente las huellas de innumerables piquetes de inyecciones de heroína, que se aplicaba para embotar sus sentidos, para perderse en las mentirosas tinieblas del olvido.
Ganando unas cuantas monedas al día el violinista Ruso se perdía por calles y callejones, lamentando su suerte. Así las cosas querido lector, si usted creyó que esto era triste, espere a seguir leyendo. Mi abuela una gran enciclopedia autodidacta decía que Al perro más flaco se le juntan las pulgas, y al pasar de los años el conflicto genocida llamado Segunda Guerra Mundial también llegó a México. La declaratoria de Guerra por parte de México a los países del eje fue el 28 de mayo de 1942.
Cuenta Mancisidor que en el proceso de “levantar” a todos los extraños y posibles enemigos de la libertad, ocurrió que entre la “bola” fue llevado al Campo de Concentración dulcemente denominado “Estación Migratoria” Sherkachoff entre muchos otros marineros y civiles. El principal delito del Violinista era ser extranjero y carecer de papeles para comprobar que era originario del país que jugaba en ese momento con los buenos. Fue en ese gélido lugar, donde con el paso del tiempo el violinista ruso ofreció su último recital, muriendo de tristeza y pena entre los gruesos y fríos muros de la fortaleza de San Carlos en Perote.

Esta historia bien podría ser parte de las leyendas de la Mtra. Oralia Méndez ó pasar como una más de las historias perdidas de la ciudad de Veracruz, cuyo superávit en tipos pintorescos hace que con el tiempo si no se documentan sólo sean parte de las leyendas urbanas, sin embargo está historia tiene un lado que es interesante investigar, pues durante las recientes excavaciones en la fortaleza de Perote se encontró en el aljibe una placa que de forma extractada por cuestiones de espacio explicare de la siguiente manera: Según los patrocinadores de la placa los Alemanes Fritz Bartelt Garin, Hanz Bartelt y Alfredo Ulrich, la misma fue colocada cuando limpiaban el aljibe para que quedara constancia de su injusto internamiento el 8 de febrero de 1942, ósea tres meses antes de la declaratoria de Guerra, en la misma placa se afirma que fueron detenidos 250 marinos alemanes y 350 italianos. De acuerdo a la misma en le primer semestre de 1943 salieron varios internos, pero todavía quedaban varios civiles alemanes (¿Ruso?) que no tenían amigos o familiares que abogaran por ellos, y así las cosas les llegó el 25 de febrero de 1945 aún siendo hospedados en la Fortaleza de Perote.
Un extracto de l aplaca reza así: Se le suplica al que descubra esta placa algún día en el rodar de los años , que no la destruya pues se dese quede como un recuerdo de los alemanes intervenidos aquí por tanto tiempo- Esta placa fue puesta aquí asl ser limpiado este aljibe en febrero de 1945, bajo la supervisión de Alfred Ulrich y fue redactada e inscrita por Hans Barlt Garin. Ambos internados civiles alemanes.
Igual esta historia les interesa a la Embajada Alemana en México, pues independientemente del señor Humbolt, existen otras historias de alemanes que lucharon por la causa mexicana como el caso de Sebastián Holzinger o porque no, estos marineros y civiles alemanes del siglo XX.
azueta@hotmail.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que ha dado una información demasiada amarillista y de pésimo gusto. Soy de Perote, y desde hace tiempo he llevado rigurosa investigación sobre este suceso, obviamente tengo el contacto de la familia Bartelt Hofen (hijos de Hans), y en mi poder las copias de fotos, documentos y relatos de algunos sobrevivientes..tengo pruebas y muy buenas...ten cuidado con esto, puede resultar algo grave

Roman Vicente Quesada Suaez dijo...

Yo conoci a los Bartelt: tres hermanos Fritz, Hans y Carlos, Mi papa los provisiono todos esos años recorriendo 54 veces el camino.
Mi papa, tio de Vicente Fox Quesada convivio cone llos y perdi contacto con ellos en 1997 todavia vivia Carlos.

Roman Vicente Quesada Suaez dijo...

´Mi correo es roman.quesada@hotmail.com
ellosse reintegraron y fueron unos excelentes ciudadanos mexicanos.