miércoles, 10 de diciembre de 2014

NACIÓN JAROCHA, ABISMO CULTURAL ISIDRO LAISEQUILLA, UN JAROCHO EN MEDIO ORIENTE



Por: Miguel Salvador Rodríguez Azueta

La Historia del solar porteño se ha enriquecido durante siglos por la impronta de personajes peculiares. Hombres y mujeres - nacidos o no, en este rincón de la patria que sabe sufrir y cantar – con sus aportaciones sociales (políticas, culturales, artísticas) le han dado a Veracruz un lugar en el escenario nacional e internacional.
Isidro Laisequilla, es un ejemplo de estos personajes, nacido “¡Hace un chingo de años!” – según sus palabras- en el Carlos A. Carrillo, específicamente dentro del Ingenio San Cristóbal. 

¿Tu familia es Veracruzana?

¡No!, mis padres llegaron a Cosamaloapan, porque mi padre fue contratado por perfil académico en agronomía por el Ingenio San Cristóbal, ellos eran del Paso Texas.
Al no existir hospitales en el municipio- en aquel tiempo-  me trajo al mundo el medico del Ingenio, el Dr. Coppola, cosas de la vida, quien iba a decir que pasado el tiempo anduviera en cosas del Cine como Francis Ford Coppola.

Entiendo que parte de tu vida juvenil te la pasaste viajando y trabajando en el extranjero.

Si, la ventaja de dominar otro idioma,  porque mi madre siempre me insistió y es gracias a ella, que tuve la oportunidad de viajar a Estados Unidos y Europa, el idioma me abrió las puertas de varios trabajos como fotógrafo lugares como los Ángeles, Nueva York y Paris.

¿Cuando decides regresar a Veracruz?

Bueno, yo estudie fotografía desde los 12 años, después de viajar, me fui a estudiar a la Universidad de la Américas en Puebla, Artes Graficas, después regrese al puerto y fui fotógrafo de Control de Calidad para el proyecto de Laguna Verde, pero un día me ofrecieron empleo como fotógrafo de sociales en el Decano de la Prensa Nacional, acepte y me quede en el puerto

Tal parece que Veracruz e Isidro deciden hacer un pacto, ¿Ambos seguirán juntos?.

¡Claro que sí!, de hecho mi trabajo como director y productor de cine lo sigo desarrollando en el puerto a pesar de las limitaciones. Hace otro “chingo de años” realicé mi primer corto con Armando Mejia Lavalle y  Tomás Tejeda, que se llamó “Internado”, el cual ganó muchos reconocimientos, a la fecha llevo más de 13 cortometrajes, incluido “Amor Mio”.
Me quedó en Veracruz, porque para mi, el periodismo  ha sido un escaparate, y cuando tome esta decisión la vida en México era mejor, vida buena, tranquila, más  relax y digna, a diferencia de otros países.

Eres de los pocos jarochos que son invitados a exponer su obra cultural en Medio Oriente, ¿Cómo te fue en los Emiratos?

Muy bien, metí mi propuesta de exposición en la Embajada de los Emiratos y ¡Zaz! Que me invitan, fue un viaje de 26 días, por lugares como Dubai, Abu Dabi, Sharjah y Ajmán.
Una de las anécdotas chistosas, es que allá no hay pobres,  pero en cuestión de estudios geográficos no andan muy bien, me preguntaban de donde era, les decía que Veracruz y me respondían: ¡Ah Miami, Miami!
En Dubai done obra de arte y en Abu Dabi participe en el 8° Festival Internacional de Cine, de hecho es un proyecto muy parecido a lo que se intenta hacer con el Festival Internacional de Cine Extremo aquí en Veracruz.

¿Los médanos de los Emiratos  te recordaron tu tierra?

¡Ja, ja!, fíjate que sí, me acorde de los médanos de Mocambo, de aquellos tiempos de juventud, pero la arena es diferente, la de allá más como un polvo fino.

Lo que si te puedo decir es que allá no hay tanta cárcel o policías, la sociedad es estricta y hay mucha seguridad, no puedes, como aquí, andar echando “Desmadre” en la calle, allá si no se andan con cuentos.